La función de las proteínas en el crecimiento muscular

proteínas

Las proteínas son macromoléculas orgánicas que constituyen uno de los principales compuestos alimenticios del organismo.

Su importancia radica en la diversidad de funciones que proporcionan al cuerpo humano y que ayudan a mantener la estabilidad del organismo; por nombrar algunos:

  • Definir la identidad de cada ser vivo.
  • Generar y mantener los tejidos de los órganos.
  • Participar en la creación de anticuerpos, enzimas y hormonas.
  • Regular el metabolismo, que incluye el transporte de oxígenos, hormonas, grasas, etc, en la sangre; la asimilación de nutrientes; o la inactivación de sustancias peligrosas.

Cabe aclarar que las proteínas no juegan un papel en la producción de energía; de ello se encargan los hidratos de carbono y las grasas. Sin embargo, sí pueden llegar a utilizarse como fuente energética cuando el consumo de carbohidratos y grasas es insuficiente para cubrir los requerimientos diarios -de ahí que una persona con una mala dieta empiece a perder musculatura-.

proteínas

Ahora, enfocándonos en el ámbito deportivo que nos concierne, estas macromoléculas cumplen un rol específico en los deportistas que las vuelven importantes para su dieta: la regeneración de los músculos.

A continuación explicaremos esta función para que entiendas a fondo el papel protagónico de este componente orgánico.

Proteínas en la regeneración muscular

Previamente indicamos que entre las funciones de las proteínas está la creación de los tejidos de los órganos. Y uno de esos tejidos es el muscular, por lo que su adecuada ingesta permite el desarrollo correcto de la musculatura corporal.

Pero las proteínas también tienen otra función: regenerar sus fibras. Esto es de suma importancia para los atletas porque en ellos se produce constantemente esa función.

Cuando los deportistas realizan actividades físicas intensas (levantar pesas, participar en una triatlón, jugar 90 minutos de un partido de fútbol), las fibras musculares llegan al punto de “romperse” por el exceso de actividad.

A estos daños se los denomina “microrroturas” y son muy habituales; es más, en realidad no son tan graves como se escucha, aunque pueden llegar a serlo si no se tiene un correcto cuidado.

Precisamente ahí es donde intervienen las proteínas: ellas se encargan de reconstruir esas fibras “dañadas” a través de los filamentos contráctiles de actina y miosina (ambas proteínas). Estos compuestos hacen más fuerte al músculo, pero al mismo tiempo más grande.

Esto se conoce como hipertrofia muscular, y eso explica el crecimiento muscular que experimentan los deportistas. Por eso se dice que ellos necesitan un aporte protéico acorde a la actividad que realizan, y que no llega a ser igual al de una persona sedentaria.

proteínas

Pero ojo: no estamos diciendo que a un mayor consumo de proteínas, mayor incremento de la musculatura. Eso es totalmente falso; incluso puede ser perjudicial para la salud.

La clave está en una dieta adecuada para la actividad que se practica. Es decir: masa muscular = ejercicio + proteínas. Sin estas dos variables, no hay un crecimiento óptimo de la musculatura.

¿Y qué pasa si hay una deficiencia de proteínas? 

Por el contrario, una dieta insuficiente en proteínas puede provocarle al deportista diversos problemas que van desde la pérdida y desgaste muscular; disminución de la capacidad de resistencia corporal y mental; incluso una menor resistencia a infecciones (bajan las defensas); hasta una insuficiente actividad enzimática que disminuye la actividad metabólica.

Las función de las proteínas en el crecimiento muscular
Las proteínas juegan un rol específico en los deportistas que las vuelven importantes para su dieta: la regeneración de los músculos.
Global

Comentarios

comentarios