4 ejercicios para entrenar la espalda – Rutina principiantes

espalda

Una zona imprescindible que debemos trabajar a la hora de hacer ejercicios es nuestra espalda, pues su entrenamiento permite alcanzar el máximo potencial muscular del torso para que éste pueda cumplir su función de soporte de la columna vertebral.

Así que, si creías que trabajar la espalda era una rutina secundaria, te recordamos que su anatomía comprende la mayor cantidad de musculatura que ninguna otra parte de nuestro cuerpo, y de paso, son los músculos de mayor dimensión y fuerza.

Con esto dicho y visto su importancia, acá les dejamos con una rutina básica para aquellos que recién se inician en el gimnasio; o para aquellos que han dejado el gym por un buen tiempo y quieren retomarlo.

4 rutinas para la espalda nivel principiante

Para quienes recién se inician, los ejercicios primordiales deberán trabajar la zona lumbar, los trapecios, los dorsales (su amplitud y grosor) y el centro de la espalda.

Acá te dejamos con cuatro ejercicios que deberás hacerlo en dos series de 10 a 12 repeticiones por cuatro semanas. A partir de la cuarta semana, súbelo a tres series y así sucesivamente.

1. Jalón al frente con agarre ancho: Pasa la barra por delante de tu cabeza hasta bajar por debajo de tu barbilla o incluso llevarla hasta el pecho. Pero recuerda hacerlo con las manos a una anchura menor que la separación de tus hombros.

2. Remo inclinado con barra: En este ejercicio, la posición del torso debe ser inclinado para que el peso de la barra se dirija hacia la parte inferior del esternón, tus manos deben estar con encima de la barra y a una anchura menor que la separación de tus hombros. Si abres un poco los codos, aumentarás la eficacia del levantamiento.

3. Peso muerto: De pie y con la barra o un par de mancuernas en las manos, inclina el tronco mientras desciendes el peso cerca de las piernas en dirección al suelo, siempre conservando la espalda recta. Recuerda tener las rodillas ligeramente flexionadas, los pies levemente separados entre sí, los brazos relajados y las palmas dirigidas hacia el cuerpo.

4. Remo al mentón: De pie, sujetando la barra con las manos por encima y más separadas que la anchura de los hombros, súbela hasta que los brazos queden al nivel de las orejas y los codos apuntando a los lados. Recuerda que el torso debe estar erguido, los brazos totalmente extendidos y la mirada hacia el frente.

Trabaja también: 5 ejercicios para tonificar abdomen y glúteos

Comentarios

comentarios